2016-05-12

Seguridad jurídica de los micropréstamos

Hay muchos tipos de créditos online y rápidos debido a esto, es muy lógico que por la urgencia con el que se solicita, nos surte una serie de dudas sobre los términos y condiciones generales. Pero esto no quiere decir que no tenga garantías legales para que se pueda dar la seguridad correspondiente al solicitante, sino todo lo contrario, es sencillo rápido y uno de los préstamos más seguros en el mercado.

Los préstamos online funcionan mediante la ley 16/2011, de 24 de junio, esta ley consta de contratos de créditos al consumo los cuales regulan los contratos de préstamos que son superiores a 200 euros y se basan en conceder pequeñas cantidades de dinero, a corto plazo y con un interés superior a lo general, por las razones que os explicaremos seguidamente.

En caso de que se pida una cantidad inferior a 200 euros, la normativa que protegerá al solicitante será la Ley General de la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Con esto queremos decir que el usuario que solicita este tipo de créditos no estará desatendido. De este modo, en caso de comprobar si una entidad financiera es fiable, existe una seria de claves que podemos tener en cuanta, para saber si los productos correspondientes son seguros y nos proporcionan la máxima seguridad requerida.

El prestamista, o el solicitante, deben llevar a cabo todos los trámites legales necesarios a partir de que realice la solicitud, documentando al cliente sobre los términos y condiciones que se deben cumplir de forma previa antes de aceptar los términos del contrato. Seguidamente, se encuentra la información relativa a la compaña que concede los préstamos y las apariencias de la misma:

1. El importe total que tendrá que pagar, en el cual estará incluido el interés que se pide al devolver el préstamo. En este caso, el interés es superior a lo habitual. Podemos justificar este hecho por el riesgo que existe al impago del préstamo online y las menores garantías que pedimos para su aprobación. De todos modos, aunque esta cuestión no es regulable, el Tribunal supremo ha considerado que un tipo de interés es considerado discordante cuando el interés habitual es duplicado, de acuerdo con la sentencia 628/2015, de 25 de noviembre.

2. La duración del préstamo, o el plazo de devolución, es una información básica, además tendremos que saber si el préstamo tiene algún tipo de producto afiliado que deberíamos de contratar.

3. Los gastos del préstamo online, así como las comisiones e intereses que conllevan a la hora de solicitar o cancelar. Es decir si por ejemplo a la hora de pagar el crédito anticipadamente, tendrás que pagar una comisión elevada por su compensación.

4. El derecho al desistimiento. La Ley ha regulado un plazo de catorce días naturales desde que se inicia el contrato para desistir del mismo sin penalización alguna y sin tener que justificar esta decisión. Por tanto, en caso de que el solicitante se arrepienta, debe declararlo en el periodo asignado y tendrá que devolverlo, en un plazo de 30 días, tanto el capital así como el interés del mismo.

5. El cliente puede solicitar un documento que conlleve todas las condiciones generales del contrato, y la empresa está obligado a dárselo, en función como oferta vinculada y con una validez de un plazo de catorce días naturales desde la entrega. Mediante este tiempo el solicitante podrá estudiar las características del préstamo y saber si es el que más le conviene, sin poder ser modificadas.

6. En conclusión, en caso de llevarse a cabo, la contratación del préstamo con la empresa que elija, esta misma debe proporcionar al solicitante una copia del contrato del crédito el cual está firmada y en ella conste toda la información vinculada a la obligación asumida.

Por todo lo revelado, la invisibilidad y seguridad legal que ofrece los créditos online y rápidos hacen que sea una de las mejores opciones para las personas que necesitan disponer del dinero urgente.