2016-05-12

¿Tarjeta de crédito o minicrédito?

En la mayoría de los casos familias españolas tienen que recurrir a la opción de pedir un préstamo, para poder pagar algún imprevisto que no han podido afrontar. De este modo muchas familias han decidido recurrir a un crédito no ya solo para solicitar grandes cantidades como pueda ser una hipoteca, sino también para necesidades menores, como la compra de un televisor o para financiar un viaje.

Las familias que desean recurrir a este tipo de créditos pueden realizar una solicitud de préstamo en una entidad financiera, de préstamos online o tarjeta de crédito. Cada día se eleva la cantidad de familias que acuden a estas opciones, por lo tanto a continuación le explicaremos las diferencias que conllevan entre ellas.

¿Es inteligente ¨ tirar ¨ de la tarjeta?

Existen dos tipos de tarjetas: las de débito y las de crédito. La principal diferencia entre ellas es que las tarjetas de crédito te permiten realizar una serie de operaciones (como comprar en una tienda) aunque no dispongas de dinero en tu cuenta corriente, por el cual nuestra entidad financiera nos cobra un interés sobre la cantidad que hemos gastado y el cual, no esta financiado.

A finales del año 2015, según los datos oficiales del Banco de España, en nuestro país existen 44,819 millones de tarjetas de crédito, casi una por habitante. Esta cifra se ha más que cuadruplicado en dos décadas.

En general las tarjetas de crédito tienen un límite de gastos el cual muy pocas veces se sobrepasa, debido a que no se suele utilizar para realizar grandes compras. Cada vez que hacemos uso de una tarjeta de crédito nuestra entidad financiera (banco) nos está prestando dinero. En el instante que financies tu compra a crédito, es decir, sin tener dinero en cuenta, la entidad bancaria te cobra un interés que suele ser, superior al 25%. Este porcentaje es superior que la de un crédito al consumo, el cual te cobra un interés de 8,72% TAE en los últimos datos que nos ofrece el Banco de España.

Otra de las peculiaridades de las tarjetas de crédito es que, además de permitir las compras en tiendas, te brindan la posibilidad de sacar dinero desde cajeros automáticos cuanto tampoco dispones de dinero en cuenta. Debes saber que tienes que usar un cajero de tu banco ya que en caso contrario el interés oscila entre 6,5% y el 3%. A esto tendremos que sumar otras comisiones como la tasa anual de 70 euros. Solo ING Direct y Self Bnak te ofrecen tarjetas de crédito sin coste anual.

En caso de que te decantes por un crédito rápido:

En los últimos años han aumentado en nuestro país las empresas financieras que se dedican a mercantilizar prestamos online e inmediatos. Abundan en la televisión, radio, y nos dan flayers en todos lados, se comprometen a facilitarnos dinero rápido sin papeleos ni avales en menos de 24 horas.

Sin duda los préstamos rápidos es una opción que debes tener en cuenta. Se denominan con distintos diminutivos como microcréditos, micropréstamos, créditos online, etc... Estos préstamos mueven miles de millones de euros anuales en nuestro país. ¿Es una opción más recomendada que la de la tarjeta de crédito? Se lo indicamos.

La primordial utilidad que tienen estos préstamos en línea son sus escasos requerimientos para poder ser concedidos y la rapidez que conlleva su tramitación, en un plazo máximo de 48 horas.

Es conveniente fijarse en la Tasa Anual Equivalente (T.A.E) para que puedas evitar que los intereses del préstamo se incrementen si no puedes pagarla a su debido tiempo. Por este motivo, te aconsejamos que examines con precisión los costes totales al que asciende el crédito y no debes contratarlo si no estás seguro de que podrás hacerle frente al dinero solicitado.

Elijas el crédito que elijas, es aconsejable que conozcas de antemano la TAE, los intereses y las comisiones que se derivan de la misma, los plazos de liquidación, las contribuciones mensuales y los interese devengados en caso de retraso.

Por último, que si bien tirar de la tarjeta de crédito nos puede permitir realizar una compra aunque no tengas dinero en cuenta, pero si se quieren evitar intereses mayores creemos que al cliente le favorece un préstamo online y rápido para una cantidad pequeña de dinero.